viernes, 8 de julio de 2016

"SUS SEÑORÍAS"

                Seguramente ya hayan recogido sus actas de diputados (no añado también diputadas porque entonces debería haber comenzado diciendo “sus señoríos” y puede evocar connotaciones peyorativas) que son los documentos que certifican sus cargos como tales porque han sido elegidos por una parte de la población. Pues a “sus señorías” me permito hacerles una consideraciones como ciudadano de a pie.
                ¿Tanto cuesta anteponer el bien común al bien del partido o a la conveniencia personal? Da la impresión de que la única idea válida es la generada por la oficialidad del partido. Sus señorías explican de manera generalista la conveniencia de ponerse de acuerdo con el resto de partidos y de manera partidista su negativa a concretarlo. No creo que sus mentes aguanten tanto nivel de esquizofrenia. Si les digo la verdad, se parecen más a los perritos falderos pendientes en todo momento de su amo que a las auténticas personas libres buscando soluciones para mejorar la situación de sus representados. Esta actitud simplemente se explica porque parecen estar demasiado pendientes del premio de su líder. No vaya a ser que en el reparto de los puestos les dejen sentaditos en el suelo.
                ¿Podrían dejar de descalificar al adversario político y ofrecer alternativas comunes que recojan las mejores soluciones para la mayoría de la sociedad? Me da la impresión que debe ser bastante más difícil construir propuestas que criticar. Pero no se les olvide que han sido especialmente elegidos para lo primero y no exclusivamente para lo segundo.

                Si desconocen los significados de humildad y servicio podrían consultarlos. Les vendría muy bien. El primero, la humildad como actitud (que no hace ostentación de sus virtudes) y el segundo el servicio como tarea (trabajo que se hace especialmente para otra persona). 
Publicar un comentario en la entrada