martes, 29 de septiembre de 2015

DERECHOS Y DEBERES


            Hoy sólo se habla de derechos. Derecho a la libertad, a una vivienda, al trabajo, a decidir, derecho a… Incontables e innumerables derechos. La palabra derecho se antepone a casi todo y se subraya con énfasis en cualquier ámbito de la sociedad. No me meto en la legitimidad de la exigencia del derecho, sobre todo cuando se carece de él. Hay que exigirlo, por supuesto.

            Hoy no se habla de deberes. Suena un poco a carca. El deber de respetar, el deber de ser responsable, el deber de obedecer a los padres, el deber de cumplir con la obligación, el deber de… Los deberes se han reducido a identificarlos con la actividad que realizan los estudiantes en cuanto terminan sus horas lectivas. Los deberes no se exigen, se justifican perdiéndolos en el cajón del olvido.

            Aquella frase típica que expresaba la idea de que cada derecho está asociado a un deber, ha pasado a mejor vida. Derecho a la educación se supone que está unido al deber de estudiar. El derecho a la sanidad está unido al deber de cuidar de la salud personal. El derecho a no ser agredido por los demás con el deber de respetar a todas las personas. En estos tres ejemplos, la primera parte de las  frases –hablan de derechos- son escuchados con atención, mientras que la segunda parte de las frases –hablan de deberes- suenan como un ruido de fondo.

            Hemos conseguido anestesiar “los deberes” en esta sociedad y cuando contemplamos las consecuencias, nos echamos las manos a la cabeza. Y nos conformamos con el derecho al pataleo. Así nos va, claro.




jueves, 24 de septiembre de 2015

REFUGIADOS

ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, explica que, tras cuatro años de guerra en Siria, millones de personas han tenido que huir de su país en busca de refugio en otros países. Por una sencilla y simple razón: quieren vivir. Si se quedan, tienen muchas posibilidades de que les maten y si se van, aunque encuentren muchísimas dificultades, podrán seguir respirando. Estamos hablando del primer derecho de la persona, el derecho a la vida.

                En Siria se ha generado una guerra civil entre el régimen de Bachar al Asad y la resistencia armada.  Asad es chiita e intenta gobernar a una población, cuyas tres cuartas partes son sunitas. En la ONU no se han puesto de acuerdo EEUU y los países aliados, con Rusia y China en los temas importantes sobre este asunto. No se tiene claro si conviene realizar una intervención militar que pare esta maldita guerra por falta de consenso internacional. Y, en el fondo, todo el mundo sabe que, la principal razón de este sinsentido, reside en determinar quién controla el poder territorial y económico del mundo.


                La situación es muy compleja y no se pueden aplicar soluciones simplonas o populistas. Los estados a través de sus gobernantes, intentan encontrar salidas a la dramática situación, conciliando por un lado, la ayuda humanitaria a personas que huyen de su país y por otro, contentando a sus votantes que no desean ver perjudicado su estado de bienestar. Pero en el centro del conflicto se encuentran millones de personas con nombres y apellidos, sufriendo el horror diario de una guerra cruel, como lo son todas las guerras.

                Imaginemos que hay un loco en la calle, con pistola en mano, disparando a cualquiera que se encuentre con él. Tú pasas por allí y ves la puerta abierta en una casa en la que te puedes refugiar. Entras en ella para librarte de las balas y el dueño de la casa te empuja fuera y te impide estar protegido. ¿Cómo te sentirías? ¿Estás invadiendo la casa del ciudadano? ¿Puedes entrar en esa casa sin su consentimiento? ¿Qué documentación necesitas para que te deje entrar? ¿Qué religión debes profesar para no ser sospechoso? Además llevas a tu hija de la mano y ¿qué le explicas a ella mientras dispara el loco y te cierra la puerta el vecino? Podríamos imaginarnos tantas cosas… Pero cuando uno no sufre el mal en sus propias carnes, relativiza el dolor con suma frivolidad.

                El género humano cada día se prepara más  para proteger su bien estar. Lo hace a base de poner leyes, barreras y fronteras. Delimita sus posesiones, muchas veces cuando han sido robadas por la fuerza a sus semejantes. Esconde el dolor y la muerte que le interesa. Fabrica las armas que matan a su vecino y, a escondidas las vende a quien considera su enemigo, porque lo que realmente le importa es el dinero y el poder. Se escandaliza del niño ahogado en la playa y se olvida de los millones de niños que mueren bebiendo el barro de la sequía. Corazones de acero, ¿para qué os quiero?

                                

martes, 15 de septiembre de 2015

Obras que potencian lo que un día fuimos



Siempre tenemos un viejo profesor que todos recordamos con cariño desde nuestra época escolar. Todos los días lo recordamos y a veces lo mencionamos.

Probablemente no recordamos ni una sola

palabra de lo que nos enseñó pero sí recordamos LO QUE NOS HIZO SENTIR.

Rafael Roldán López nos trae su obra cargada de positivismo, dando una vuelta más a la educación, enriqueciéndola con esos conceptos que siempre nos faltaron en el programa educativo oficial.

Cordobés de nacimiento y maño de adopción es Licenciado en Psicología Educacional y Maestro Industrial en Electrónica de Comunicaciones.

Ha dedicado su actividad a la educación de jóvenes y a la implantación de sistemas de calidad en centros educativos.



Autor de Recetas de Aula (2010),
El mago Mangarín (2011),
Caminar a tientas (2013)
y Sin techo y de cartón (2015),
todos ellos disponibles en Librería CENTRO y recomendados con todo nuestro cariño.