viernes, 10 de julio de 2015

Las vacaciones de mamá


                Estas líneas van dedicadas a quienes se están preparando o ya han iniciado sus ansiadas vacaciones de verano. A quienes han estado trabajando durante el año con tesón. Superando las dificultades del día a día. Especialmente me dirijo a las madres y, de forma excepcional, a algunos padres que son conscientes y practican su responsabilidad con las tareas domésticas. Las vacaciones deberían ser especiales para ellas. Y quiero dejar claro que de estas palabras no se infieran conclusiones ni de tipo machista, ni feminista.
                No dejo de reconocer cómo, por desgracia, todavía cae la mayor responsabilidad de las tareas domésticas sobre las mujeres. Bien es verdad que hay hombres concienciados y no se les puede reprochar nada. Pero hoy por hoy, son los menos. Por ello pienso que las vacaciones deberían estar enfocadas a favorecer un descanso bien merecido de todos, pero especialmente de las mamás.
Imaginemos la familia con dos niños que han alquilado un apartamento en la playa. ¿Se pueden considerar vacaciones a esa mamá que se levanta un poquito antes que el resto de la familia para preparar el desayuno de todos y se acuesta la última cuando ha recogido el apartamento? Se encarga de organizar lo necesario para que en la playa no les falte nada a los niños.  O, se da un baño cuando se ha asegurado que la pareja no va a quitar un ojo a los niños.
                ¿Acaso no merece vivir esa mujer como una reina, por lo menos la semana en la que está de “vacaciones”? La verdad, se merecen mucho más.


Publicar un comentario en la entrada