miércoles, 3 de junio de 2015

LA LÍNEA

La línea que separa el cielo del horizonte es demasiado fina
para hacer distinción entre el cielo y la tierra.
Y a la mar le pasa lo mismo.
Y a los sueños con la realidad.

La línea que marcan los hombres no es línea.
Porque las líneas no existen.
¿Acaso las estrellas son líneas en el firmamento?
La luna no es silueta cuando simboliza lo inalcanzable.

Las líneas en los mapas separan, pero en la tierra no se ve.
Yo no las veo en los montes, ni en los árboles.
Las vacas comen la misma hierba a uno y otro lado
de la imaginaria muralla que los hombres hemos construido.

La línea que demarca separa
el corazón de los sentimientos, la riqueza de la pobreza.
El poder remarca con punzón de hierro
y la lluvia borra las fronteras.

El norte se pierde en la línea de sur.
Los gritos negros, voces ahogadas,
llaman en las aguas azules de los océanos
allí no hay líneas, allí reina el silencio.

Viejo continente, remarca más las líneas de muerte.
Mira al otro lado, aquel que no te hiere.
Líneas para protegerte de quien puede salvarte,
de tu longevo bienestar inerte.



Publicar un comentario en la entrada