jueves, 7 de mayo de 2015

ESTOS SON MIS PRINCIPIOS

ESTOS SON MIS PRINCIPIOS; SI NO LES GUSTAN TENGO OTROS
 (GROUCHO MARX)
           Los principios éticos y morales son pocos y sencillos de comprender. Por ejemplo, no hacer a los demás lo que no te gustaría que te hicieran, la verdad, la honestidad, etc. Están relacionados con la conciencia de los individuos. Algunos principios son compartidos por la sociedad y otros son mucho más específicos puesto que están arraigados a la cultura en la que emergieron. Aunque principio indica el comienzo de algo, ahora pondremos el acento en el significado que lo relaciona con la norma. Es decir, si hablamos del principio de la no violencia, no nos centraremos  en los orígenes de la no violencia, sino en la norma que nos hace entender a todos que está mal cualquier hecho violento en perjuicio de las personas.
           Una agresión que lastima a una persona, como puede ser un puñetazo, o un acto de corrupción en el cual una persona se lucra a escondidas y con engaño, son actuaciones que incumplen los principios de violencia, en el primer caso y de verdad, en el segundo ejemplo. Lo diga Agamenón o su porquero. Los principios y los valores están enraizados en el corazón de las personas y difícilmente se pueden disfrazar de otra cosa como hacía el lobo feroz, cubriéndose con lana de oveja, en el cuento de Caperucita roja.
           Hay quienes interesadamente confunden el fondo con la forma. Creen que por cambiar el formato de las normas que no cumplen ellos mismos, convencen a quienes han defraudado o agredido. Al que ha vivido el dolor del puñetazo o le han robado su cartera, no le puedes engañar diciendo que fue su cara la que chocó bruscamente con un puño cerrado que se encontraba en esa situación en el espacio, o en el ejemplo del fraude, que la razón del beneficio económico personal era porque convenía mejorar la renta per cápita de los ciudadanos.
           Los principios éticos se pueden recopilar por escrito de diferentes formas, no cabe duda, pero el fondo de lo que significan y el compromiso de su valor intrínseco no se pueden manipular con el pretexto de ocultar su incumplimiento.
Porque la forma y el fondo deben estar perfectamente imbricados entre sí.



           
Publicar un comentario en la entrada