viernes, 31 de octubre de 2014

Pesadilla

Despertar-sueño-letal


Un velo transparente, intangible
roza eléctricamente la piel,
de un cuerpo sentido y apropiado
que descansa en su lecho.

Vestido de espíritu fantasmal,
realidad presente, consciente.
Embrujo del mal penetrante
que agobia al corazón latente.

Tapa la voz de socorro, a la gente
que se aleja de la mente.
Sin oír la voz angustiada,
acolchada por mil paredes de algodón.

Quiere abrir los ojos y no puede.
Despegar los labios con pegamento sellados.
Romper la cuerda que le tiene atado
al balcón de un abismo encantado.

Acelera su velocidad el motor de la sangre.
El pecho soporta el traqueteo
arrítmico, brutal, a punto de explotar.
Despierta de un sueño letal.

Publicar un comentario en la entrada