martes, 7 de octubre de 2014

Hablemos claro

Hablemos claro


Los pañales y los políticos han de cambiarse a menudo… y por los mismos motivos. (Sir George Bernard Shasw, Premio Nobel de literatura en 1925).  ¡Qué razón tenía!
Yo ampliaría el alcance a todos los que ejercen alguna responsabilidad sobre personas y especialmente a quienes gestionan o utilizan los recursos económicos de otros. Hablemos claro: a jefes y jefecillos, a quienes les ponen una gorra y se creen los amos del mundo, a quienes prefieren usar la lengua para lamer el culo al inmediato superior y mantener su status, en vez de activarla para pronunciar la verdad donde haga falta. Más preocupados por la mejora de sus bienes que por el bien común.
La autoproclamación de salvador les confiere la seguridad de creerse sus propias mentiras y desde esa atalaya contemplan como todo el mundo se equivoca y camina en sentido contrario al suyo. Su razón les acompaña y es su mejor consejera. La soledad se convierte en su amiga preferida y los razonamientos maquiavélicos, el tratado de lectura a consultar en su mesilla de noche.
No se les puede preguntar absolutamente nada, porque cuestionar sus actuaciones es un delito en sí mismo. Los dictadores sólo admiten la sumisión de quienes están a su servicio. Sus argumentos se basan en la amenaza de una destrucción generalizada que, gracias a su intervención divina, no se va a producir mientras ellos graviten en el cielo. A ellos todo honor y toda gloria. Amén.

Esta es la esclavitud no reconocida del siglo XXI. Dejar hacer, pensar que ya vendrán mejores tiempos. Delegar en los demás la voluntad propia y así se evitan los errores personales. Creer que el de al lado tiene más información, más conocimiento, más fe, más capacidad, más… que nosotros mismos. Así se escurren por nuestras manos la capacidad de construir un mundo más humano. Donde la justicia no se administra en función del nombre de pila y la ética es la característica que define el respeto que se debe a todas las personas.  
Publicar un comentario en la entrada