domingo, 5 de octubre de 2014

Espera aquello que deseas

 

Si eres consciente de todo lo que quieres y tienes los objetivos claros, espera aquello que deseas. Verás como se cumple.
         Por ejemplo: Quiero conseguir que mis alumnos estudien a fondo un tema muy interesante para el conocimiento de mi asignatura. El objetivo está claro.
         Toda la fuerza de mis deseos se pone en marcha. Dejo que fluyan hacia mí todas las potencialidades que fomentan el conocimiento del tema. Espero aquello que deseo. Y, sin apresurarme, dejo abiertas las puertas y ventanas de mi casa personal para que entre con aire fresco lo que necesito.
         Sin darme cuenta mi deseo se habrá cumplido, porque lo esperaba con la máxima atención.

         “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”

                                                        Buda (563 a. C-483 a.  C)

De "Recetas de aula"
Publicar un comentario en la entrada