miércoles, 30 de julio de 2014

La cantidad importa

LA CANTIDAD IMPORTA

            Vivimos en tiempos donde nos hemos acostumbrado a las noticias de corrupción. Parece ser que cuanto más alto es el nivel de corrupción más se protege al corrupto. Echemos un ojo al futbolista de oro defraudando a hacienda, al fundador de la autonomía que encima da clases de ética que no paga al fisco y se lleva el dinero de sus conciudadanos a sus cuentas familiares, a un expresidente de una comunidad mostrado como ejemplo de gestión por el actual presidente de gobierno entrando en la cárcel, a las organizaciones sindicales y empresariales robando dinero destinado a la formación, a sus “supuestamente defendidos”. Al rey actual prohibiendo que la familia real no se meta en empresas privadas para que no les pase lo mismo que a su cuñado. Y tantos otros…
            El mal uso del dinero se puede justificar hasta lo indecible, especialmente por aquellos que se benefician o lo hicieron anteriormente con las actuaciones del corrupto. Porque la cantidad sí que importa.

            Los valores, los principios, los códigos éticos siempre se refieren a la calidad de las acciones. Y de estas cosas sólo se habla para quedar bien ante los demás y conmover el corazón de la gente de bien. Las construcciones seguras se cimentan sobre suelo sólido y no sobre la arena de la playa que el mar se encargará de diluir en sus aguas. Al fin y al cabo las obras duraderas siempre dependen de la calidad de sus fundamentos.   
Publicar un comentario en la entrada